Barcelona apretó y luego entrenó

Redacción y Agencias 

El Barcelona logró una nueva victoria y sigue con paso firme como líder de La Liga. El equipo de Ernesto Valverde superó con contundencia a su rival en la primera mitad en la que marcó dos goles y pudo hacer algunos más. Sin capacidad de respuesta el Athletic se marchó al intermedio con la sensación de alivio de haber recibido solo dos tantos. En la segunda parte tuvieron más presencia los de Ziganda que intentaron recortar diferencias aunque sin generar peligro sobre la meta contraria.


La primera ocasión para el Barcelona llegó a los cuatro minutos y a balón parado, con un lanzamiento de falta por parte de Messi que sacó con los puños Kepa. El Athletic intentaba llegar a las inmediaciones de Ter Stegen pero le costaba mucho por la fuerte presión del cuadro blaugrana. El tanto de los de Valverde no tardó en llegad. A los siete minutos Jordi Alba ponía el centro desde la izquierda para que Alcacer, libre de marca, batiera a Kepa Arrizabalaga.


Con el marcador a favor se desató el Barcelona que llegó en un par de ocasiones por medio de Messi. Primero en un balón que robó el argentino a San José cerca del área en una zona de peligro pero apareció Unai Núñez para rectificar y robarle el esférico antes de que pudiera inquietar a Kepa. A continuación el propio Messi lo intentó con un disparo que despejó el meta del Athletic tirándose a su izquierda y después con un tiro algo escorado que atrapó sin problemas Kepa.

El Barcelona movía muy rápido el balón y llegaba con gran facilidad a la meta contraria. Coutinho la tuvo poco después con un remate que golpeó el travesaño. Con el paso de los minutos se calmaron un poco los ánimos, lo que le venía muy bien al Athletic para coger algo de oxígeno tras una fase de dominio agobiante de su rival. Pero poco después Kepa tuvo que salir y anticiparse a Dembelé que se plantaba solo ante el meta bilbaíno.

En el minuto 25 Dembelé la volvió a tener ante el meta rojiblanco en una acción en la que Kepa estuvo muy acertado para evitar que su equipo encajara el segundo gol.  Y a la media hora llegaba ese segundo tanto del Barcelona, en un pase desde la derecha del propio Dembelé hacia Messi que la colocó con un tiro raso junto al palo. El conjunto del Cuco Ziganda redoblaba esfuerzos para quitarse la presión de encima pero sin éxito.

El Barça llegaba una y otra vez al área contraria, Paulinho le metió un gran pase a Coutinho que la elevó por encima de Kepa para superar al meta del Athletic pero el balón se estrelló de nuevo en el palo largo. Messi robó el esférico en su área tras una falta lateral lanzada por Beñat y se fue como una bala hacia la meta de Kepa hasta que Lekue pudo frenarlo, pero no tuvo otra que hacerlo con una falta.  El argentino tenía mucha presencia en las acciones de su equipo y era una auténtica pesadilla para los visitantes.


En el tramo final del encuentro Ziganda le dio minutos a Aduriz cuando su equipo intentaba recortar diferencias. El de San Sebastián lo intentó en el minuto 75 con un remate que se marchó por encima del larguero tras tocarlo ligeramente Piqué. Los intentos del Athletic fueron infructuosos y la victoria se la llevó el equipo de Valverde que sigue como sólido líder