Dos palos y un penalti detenido por Diego López impiden la victoria al Deportivo de Celso Borges

España. Por: Antonio Recio @ondatica @afr1505


Este duelo ha sido una final para el Deportivo y el Espanyol, que salieron con un empate sin goles, un empate que les sabe a poco a dos equipos que van cuesta abajo en la Liga. 

El Deportivo se encuentra en una situación más grave que la de los pericos, estando penúltimos (19º) con 18 puntos, a 2 puntos de la salvación. Tras la destitución en octubre de Pepe Mel y a principios de febrero de Cristóbal Parralo, ha llegado recientemente el ex-jugador Clarence Seedorf para salvar a los coruñenses del descenso. Con la llegada de Seedorf, el rol de Borges ha cambiado, de tal manera que ha pasado de titular a suplente. De hecho, este partido lo ha visto desde el banquillo de Riazor.

El Espanyol, en cambio va 15º en la clasificación con 28 puntos, estando a 9 del descenso. Desde que regresó de su lesión, Óscar Duarte ha vuelto a jugar con más regularidad en la zaga del conjunto catalán. Este partido, de hecho, lo jugó de titular.

Antes del comienzo del partido, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Inocencio Alonso García, ertzaina (policía de la comunidad autónoma del País Vasco), por una parada cardíaca durante el enfrentamiento a las afueras del Nuevo San Mamés entre los ultras del Athletic Club de Bilbao y los ultras del Spartak de Moscú ruso.

Los gallegos pusieron más ímpetu, pero ni el acierto ni la fortuna les sonrieron. Dos palos y una excelente parada de Diego López al penalti lanzado por Lucas Pérez evitaron una merecida victoria deportivista. Lo visto sobre el césped evidenció las carencias que tienen ambos conjuntos. Ya son 10 jornadas sin victoria para los coruñeses y siete para los catalanes. El Espanyol, al menos, aún tiene algo de margen en la clasificación, pero no puede descuidarse.