Al Barcelona le faltó el gol ante una Juventus que defendió bien su portería

España. Por: Antonio Recio @ondatica @afr1505


Los azulgranas esperaban repetir una remontada como la del Paris Saint-Germain, que en vez de un 4-0 esta vez era un gol menos, 3-0. La Juve no es el PSG y lo demostró ayer. El equipo de Allegri tiró de la tradición italiana de la defensa, algo que demuestra que es su fuerte con sus 2 goles encajados esta temporada en Champions y 20 goles en la liga italiana, además de tener la BBC: Bonucci, Barzagli y Chiellini y a todo un veterano como Gianluigi Buffon bajo palos. Por tercera vez en los últimos cuatro años el Barcelona le dice adiós a la Champions en los cuartos de final. Y ahora lo espera el Madrid en el Bernabéu en el Clásico de la Liga.


Como en el partido de ida en Turín, la Juve salió dispuesta a golear al Barcelona. Pero esta vez el cuadro azulgrana aguantó lq carga de la Vecchia Signora. Fueron 15 minutos en los que el Barça no podía pasar el ecuador del campo. Ocurrió que el conjunto de Allegri retrocedió y el Barcelona se instaló en su campo. Agresivos para recuperar el balón, los muchachos de Luis Enrique, en cambio, no estaban finos con la pelota. Ni Messi ni Suárez ni Neymar pudieron con Buffon. No estuvieron finos tampoco de cara a puerta los azulgranas.


Después del paso por los vestuarios, el Barça ya estaba decidido no moverse del campo de la Juventus. Solo las esporádicas escaladas de Cuadrado y algún destello de Dybala incomodaron a la defensa azulgrana, plantada en el centro del campo. Pero el Barcelona no estaba fino. Y eso que insistieron los delanteros del Barça. Lo buscó Neymar, también Suárez, sobre todo Messi. La Juve tiene un muro en la zaga, abrigada por Buffon, inoxidable bajo el larguero.  Pese a todo, la afición del Barça animó de principio a fin a los suyos, pero no pudieron obrar otro milagro.


El partido acabó con los aficionados del FC Barcelona animando como lo hicieron desde antes del pitido inicial y con un Neymar desilusionado al que, además de sus compañeros, fue su compatriota y ex-jugador azulgrana Dani Alves a consolar, imagen que está de portada de esta noticia.