Estadios nuevos, clubes-empresa y precios bajos. La nueva mercadotecnía de la Bundsliga.

EEUU.   Por:  Luis Jiménez   Radio Onda Tica

El campeonato alemán recibe una media de 43.193 espectadores a cada partido en sus estadios, que están en un 92% de su capacidad de media, según datos de la consultora KPMG contratada para tales estudios.

Con estos datos, supera en casi 7.000 asistentes a la Premier League inglesa (36.452 asistentes y una media de ocupación del 96% por partido) y en 14.000 a La Liga Santander (que alcanza los 28.168 asistentes por encuentro y una ocupación media del 72,4%), ambos campeonatos con campos de juego más pequeños.


 "Creo que hemos conseguido mantener la asistencias junto a nuestros equipos, que han pasado de ser clubes a empresas en la mayoría de los casos. Ahora hablamos de 36 empresas profesionales del fútbol (entre primera y segunda división)", explica Nass.


 "Creo que no había otra alternativa para los clubes que transformarse en empresas. Hace quince años los clubes tenían una decena de empleados, ahora hablamos de 50, 80 a 200 personas trabajando para cada club. Al final es la misma estructura para los aficionados, pero el negocio diario está dirigido por profesionales organizados como en una empresa", asegura.

 El representante del campeonato alemán destaca como claves en la gestión de sus estadios la política de precios reducidos, que permite que "todas las partes de la sociedad" estén representadas en los estadios, lo que lleva a un segundo efecto.

"Como toda la sociedad está representada en el estadio, los días en los que no hay partido toda la sociedad es parte de la Bundesliga, de manera que hay ofertas para las familias, lugares de juego en los estadios", agrega.

 

En la política de estadios también se incluyen zonas para la atención a los discapacitados o espacios para niños dentro de los campos de juego; aunque a nivel económico el mayor impacto está en el servicio a las empresas.

 

Preguntado por la importancia de los derechos de retransmisión televisiva -un apartado en el que el campeonato alemán ingresa 1.330 millones, frente a 1.663 de La Liga y 3.577 de la Premier-, Nass establece una diferenciación en cuanto a los públicos.

 

"Hay que diferenciar el producto televisivo del estadio como producto. El estadio es para el mercado nacional y la televisión para el internacional. No obstante, nos estamos dando cuenta que hay personas de otras nacionalidades que comienzan a venir a los estadios para ver la Bundesliga, que quieren conocer el ambiente. Tenemos un punto de venta único y estamos empezando a desarrollarlo", terminó explicando Nass.