El partido que cambió la vida de Cristiano Ronaldo

España. Por: Antonio Recio @ondatica @afr1505


"Es un futbolista extremadamente talentoso, hábil con los dos pies y que puede jugar en cualquier parte del ataque. Es uno de los jugadores jóvenes más excitantes que he visto nunca", así de tajante se mostró Sir Alex Ferguson tras enfrentarse por primera vez a Cristiano Ronaldo. En 2003, otros grandes de Europa como Barcelona, Chelsea o Arsenal, estaban detrás del joven jugador portugués lo que propició el nerviosismo de los dirigentes 'Red Devils', que intentaron cerrar el fichaje lo antes posible. El ojeador del Liverpool, Gérard Houllier, fue el primero en ver en acción a Cristiano pero no recomendó su fichaje por considerarlo demasiado joven y con hablidades aún por desarrollar. "Lo vi en el torneo de Toulon Sub-21 pero tenía un salario demasiado alto", aseguró el ojeador de los 'Reds'.


Cristiano Ronaldo fichó por el United en el verano de 2003 por 17,5 millones de euros. Apenas unos días después de disputar el partido que enfrentó a su entonces equipo, el Sporting de Portugal, contra el Manchester United. Un encuentro amistoso de pretemporada con motivo de la inauguración del nuevo estadio del equipo lisboeta, el José Alvalade. Aquel día Cristiano brilló como nunca y su actuación asombraría tanto a los propios jugadores rivales como a su entrenador Alex Ferguson. "Después de que jugáramos la semana pasada, los chicos no han parado de hablar en el vestuario de él. Y en el avión de regreso, me presionaron para hacerle venir", aseguró el extécnico 'Red Devils'

En ese encuentro (3-1), el equipo portugués dio un auténtico repaso al United, y Ronaldo demostró su calidad con dos asistencias y un partidazo impropio para un jugador de tan temprana edad. Su 'humillación' al lateral John O'Shea, le volvió loco todo el partido, terminó propiciando la llegada de Cristiano a Manchester tal y como aseguró Keane en sus memorias.